Es un pequeño pueblo de estepa con valles quebrados junto al río Aluminé, que le da su nombre, verde y caudaloso.

Domina el sector norte del Parque Nacional Lanín y los accesos a los lagos Ñorquinco y Rucachoroy.

Pintoresco y agreste, Aluminé es el punto de partida del extraordinario Circuito Pehuenia.

Con brillo propio

Aluminé es un poblado con unos 3642 habitantes, en la zona urbana y alrededor de 2000 en la zona rural; su economía se basa en la ganadería ovina y bovina, la explotación forestal y la actividad turística, siendo el principal centro de servicios de la zona Pehuenia.

Su historia es relativamente reciente, en el año 1915 oficialmente se reconoce el asentamiento de los colonos, cuyo origen se remonta alrededor de los años 1880.
A medida que pasa el tiempo esta localidad y sus alrededores convoca a quienes buscan el contacto con la naturaleza y aventuras diferentes.

Caminando, en cabalgatas, en vehículo o en bote usted podrá descubrir los distintos paisajes que llevan y van desde Aluminé, haciendo los circuitos que lo llevan a Ruca Choroi, Carri Lil, Lonco Luan, Villa Pehuenia, La Angostura, Moquehue, Ñorquinco, Quillén, Pulmarí, Lago Hui Hui, etc. Además de dar un paseo por el vecino país de Chile, a través del paso Icalma.

Sabiduría de la naturaleza

Río Aluminé

Es el principal centro urbano de la zona Pehuenia donde predomina abundante vegetación nativa, con el marco de las montañas cubiertas de ñires, caña coihue, robles y pehuenes, más los azules brillantes de los ríos, cascadas y lagos hacen un lugar único, donde la naturaleza se expresó en todo su esplendor.

Deportes por siempre

Aluminé es uno de los mejores sitios para la pesca con mosca.

Para los amantes de la pesca deportiva en cada curso de agua y lago podrán capturar:
Trucha Marrones, Truchas Arco Iris, Truchas Fontinalis y Percas Además se pueden practicar deportes náuticos como: Canotaje y Rafting (en los rápidos del río Aluminé).
A cada paso la belleza del lugar lo invita a descubrir este paraíso en la tierra.

Para disfrutar la nieve

Otra posibilidad es una visita al cerro Batea Mahuida (se denomina "Batea" por la depresión de su cumbre y "Mahuida" significa montaña) y disfrutar del centro de esquí, distante aproximadamente a unos 65 kilómetros de Aluminé. El mismo dejó que en su cráter se formara una laguna, cambió fuego por agua y permitió que los mapuches de la comunidad Puel hicieran historia allí.

Su identidad e historia

A fines del siglo XIX, luego de que con la Campaña al Desierto, se expulsara a las comunidades del Cacique Reuque Cura que habitaban estas tierras, arrivaron al Fortín Paso de los Andes o Fuerte Pulmari los primeros pobladores. El 20 de Octubre de 1915 fue fundada la localidad de Aluminé y designada cabecera Departamental. Su nombre deriva de los vocablos mapuches; Alum (reluciente) y mine o minu (Hoya). En el Paraje de Ruca Choroy, a 25 km. del pueblo, se asentaron las primeras autoridades. El Juzgado de Paz y Registro Civil, funcionaron allí desde 1905 hasta 1914 y la policía desde 1906 hasta 1916, luego se trasladaron ambos a la localidad. Los primeros habitantes del lugar fomentaron con sus actividades al crecimiento de esta localidad, creándose en 1926 la primer Comisión de Fomento. En el Paraje Poi Pucon se encontraba el primer Molino, donde se cosechaba y se hacía la harina, la cual luego se cambiaba por mercadería.

Los primeros transportistas del correo viajaban en mulas hasta el Fortín 1° de Mayo a buscar las encomiendas y las llevaban hasta el Paraje Pulmari donde funcionaba la estafeta postal. Como en aquellos tiempos no había puentes, los pobladores viajaban en balsas a travez del río. Al prinipio, para comprar, los habitantes de la región viajaban en caravanas de carros y a caballo hasta Zapala y Neuquén. Estos viajes se realizaban después de las esquilas, en verano y demoraban aporx 40 días. A lo largo del trayecto se designaban distintas tareas a los integrantes de la carabana. Luego, en el paraje de Poi Pucon a partir del año 1960 comenzó a funcionar uno de los primeros comercios (La despensa El Tropezón) donde llegaban a caballo y con carros los vecinos de diferentes paraje (Ruca Choroy, Carrilil, La Horqueta y Poi Pucon arriba), trayendo sus productos: cuero, lana, piñones, para cambiar por mercadería. De a poco se fue poblando cada vez más la region. Los pioneros, con su constante trabajo y esfuerzo, fueron llevando adelante al pintoresco pueblo de Aluminé.