Esta ubicada en el extremo sur de la provincia del Neuquén, junto al lago Nahuel Huapi. Fundada en 1932, debe su nombre al angosto istmo que une esa ribera con la península de Quetrihué, donde está el Parque Nacional Los Arrayanes.

Bosques y montañas son su entorno natural. El Centro de Esqui Cerro Bayo concentra las actividades invernales. Con una clásica arquitectura de montaña, y con su reconocida hotelería y gastronomía de excelencia, Villa La Angostura se ha posicionado como uno de los destinos que más ha crecido en la demanda de todo el sur argentino.

La Ruta Nacional 231 la une con San Carlos de Bariloche hacia el sur, y con el Paso Internacional Cardenal Samoré hacia el noroeste.

Este paso es el segundo en importancia entre nuestro país y Chile y permite acceder a las ciudades de Osorno, Puerto Varas, Puerto Montt o Valdivia.

También es uno de los puntos clave para recorrer la Ruta de los Siete Lagos, y para acceder a la pequeña localidad de Villa Traful, sobre el lago homónimo.

Verano

Angostura recibe a los visitantes con un clima óptimo para la realización de una amplia gama de actividades, para toda la familia. Las playas cercanas al centro de este paraje cordillerano, son ideales para descansar y pasar un día saboreando el sol patagónico y los lagos transparentes.

Entre las novedades para esta temporada aparece el Canopy Nocturno, una forma diferente de aventura que ofrecen dos centros recreativos de Villa La Angostura, donde volar y deslizarse entre las copas de los árboles se convierte en una actividad ineludible.

Para los amantes de las playas, un buen descanso y diversión están aquellas cercanas a Bahía Mansa, Bahía Brava, Puerto Manzano, Correntoso y Nahuel Huapi en la desembocadura del Río Correntoso. Y un poco más allá se encuentra Espejo, La Estacada, Ragintuco y varias más como Espejo Chico, Correntoso en su margen norte, y otras sobre el camino de los Siete Lagos.

De las Actividades Náuticas, éstas se desarrollan en todos los lagos de la zona, empezando por tranquilos paseos en velero y pequeñas embarcaciones, salidas de pesca, excursiones en catamarán, y hasta travesías en kayak y duckies.

Si de recorrer los senderos por el bosque se trata, existen los que se dirigen a increíbles lugares, en caminatas de baja, media o alta intensidad, que se adaptan a las particularidades de cada persona. Esta es una de las maneras más simples de conectarse con la naturaleza que rodea y abunda en Villa La Angostura.

Además de contar con otras opciones: Tirolesa, Rapel, Golf, Cabalgatas, Escalada. A esto se suman los paseos de compras de Artesanías y Productos locales, con una innumerable variedad de dulces, conservas y licores.

Por la tarde, el paseo comercial comienza a recibir los invitados de esta hermosa villa neuquina, las heladerías y chocolaterías artesanales son el punto de encuentro de grupos de jóvenes y familias que se deleitan con los sabores especialmente ideados.

Las noches angosturenses se refugian en los restaurantes, donde se pueden degustar, desde platos típicos patagónicos pasando por pastas de elaboración artesanal, hasta cocina étnica y de autor. Asimismo, las cervecerías son una alternativa diferente, donde se combinan picadas de manjares regionales con distintas clases de cervezas elaboradas artesanalmente.

Con respecto a los alojamientos, los hay para para todos los gustos: hosterías, cabañas, apart, hostels y campings se extienden a lo largo del ejido municipal. Con vista al lago, a los cerros, cerca de un arroyo o río, en el centro o en medio del bosque, son las alternativas para pernoctar en esta localidad patagónica.

Alojarse en Villa La Angostura tiene el beneficio de estar en el corazón de los lagos, siendo un punto estratégico desde donde se pueden visitar localidades cercanas como San Martín de los Andes, Bariloche, Villa Traful y hasta cruzar la frontera y llegar a Chile.

Finalmente, la mágica y pintoresca Villa La Angostura cuenta con un nutrido calendario de eventos a desarrollarse en los meses de enero y febrero, intensificando en cada temporada, la dinámica actividad turística en uno de los lugares más hermosos de la Argentina.

Su identidad e historia

La zona que actualmene ocupa Villa La Angostura era comunmente denominada "el País de las Manzanas", por la gran cantidad de árboles de esa fruta traídas por los padres jesuíticos a principios del siglo XIX. Debido al clima duro de los inviernos, no era terriorio que tuviera poblaciones indígenas estables. Era principalmente zona de cacería y veranada de los tehuelches "manzaneros".

A fines del siglo XIX, el Gral. Villegas atacó y expulsó hacia el sur a las tolderías de Modesto Inacayal que invernaban en las nacientes del Limay. Tras la expulsión de los manzaneros, se asentaron en esta región los primeros pobladores. Gran cantidad de familias aborígenes provenientes de Chile decidieron cruzar la Cordillera de los Andes. Ingresaron a la Argentina por el paso internacional Puyehue (hoy Cardenal Samoré) y se instalaron sobre las orillas de los lagos Nahuel Huapi y Correntoso. Con los años se fueron sumando inmigrantes europeos, argentinos cansados de vivir en la ciudad y más chilenos.

El medio de vida de estos pioneros era la agricultura y la ganadería en pequeña escala. Su comunicación y abastecimientos eran a través de extensos viajes a caballo a Chile, o a Bariloche, siguiendo la huella que bordeaba el Nahuel Huapi. También navegaban por el lago en precarias embarcaciones. En 1902, una vez definida la cuestión de límites con Chile, esta zona quedó bajo soberanía argentina. El Gobierno creó la Colonia Pastoril Nahuel Huapi, entregando a los colonos las tierras bajo ciertas condiciones, el fin era fomentar el asentamiento de pobladores y afianzar la soberanía nacional. Al año siguiente, arribó el italiano Primo Capraro, quien se convertiría en el principal promotor del desarrollo regional. Se dedicó a trabajar la tierra, montó un aserradero y, veinte años después, construyó el primer emprendimiento turístico junto a la boca del Correntoso: el primer hotel. El 15 de mayo de 1935 se fundó formalmente Villa La Angostura, con la inauguración de la Oficina de Correos y Telégrafos, primer servicio público a la comunidad. Se hicieron muchas obras públicas y surgieron emprendimientos privados, se dió prioridad al turismo de alto nivel, adoptandose para las construcciones un estilo de montaña. Alrededor del año 1985 comenzó un segundo período de gran crecimiento de la villa, coincidiendo con el inicio de la pavimentación de la ruta a Bariloche.

Mucha gente se radicó desde entonces en la zona. En los últimos diez años, Villa La Angostura, se ha convertido en el segundo centro turístico de la provincia. El turismo es de carácter familiar, posee todos los recursos paisajísticos para disfrutar unas hermosas vacaciones. Sus extensos bosques y montañas, lo convierte en un centro de diversas actividades de turismo aventura. En invierno, el mayor atractivo es el Centro de Ski Boutique Cerro Bayo, lugar de nieve y esquí en el que se practican distintas actividades deportivas y recreativas. Villa La Angostura se conserva como una típica villa de montaña, con construcciones pequeñas, mucha vegetación y aire de tranquilidad.

Radios on-line

Clima La Angostura